Área de Desarrollo Rural y Sostenibilidad - Diputación de Badajoz
ÁREA de
DESARROLLO RURAL Y SOSTENIBILIDAD
Cerrar

M ª José Martín Murillo. Consorcio de Gestión de Servicios Medioambientales. PROMEDIO.

Breve bio: es ambientóloga y toda su vida profesional ha estado y continúa dedicada a la Gestión del Ciclo Urbano del Agua. Ha sido durante 11 años Jefe de Servicio de Aguas en más de 25 poblaciones de Extremadura, gestionando tanto las ETAP como los Servicios de Abastecimiento de Agua Potable, 7 años también como Jefe de Planta en EDAR, y desde el año 2016 es la responsable del Servicio Provincial de Abastecimiento de Agua Potable de PROMEDIO (Consorcio de Gestión Medioambiental de la Diputación de Badajoz).

1) Qué es PROMEDIO y qué servicios presta su departamento.

Promedio es un Consorcio de Gestión de Servicios Medioambientales de la Diputación de Badajoz, que realiza una gestión supramunicipal de los servicios medioambientales de carácter local, en el ámbito geográfico que abarca la provincia de Badajoz.

En Promedio se gestionan Residuos Urbanos, Servicios Básicos y el Ciclo Integral del Agua (Abastecimiento y Depuración).

 

Concretamente en mi departamento llevamos el Abastecimiento de Agua Potable, tanto en alta como en baja, de diferentes poblaciones y sistemas de abastecimiento de la Provincia de Badajoz.

2) Se sabe que el cambio climático causará un importante impacto en los recursos hídricos. Algunos efectos ya son visibles. En este sentido nos veremos afectados por una mayor frecuencia e intensidad de las inundaciones y sequías, una mayor escasez de agua, un agravamiento de la erosión y sedimentación, una reducción de los glaciares y del manto de nieve, una subida del nivel del mar y una degradación de la calidad del agua y de los ecosistemas. Este impacto, además, provocará un efecto en cadena sobre los ecosistemas y la salud humana y en muchos ámbitos de la economía y la sociedad ya que sectores como la agricultura, la energía y la energía hidroeléctrica, la navegación, la salud, el turismo, dependen directamente del agua, al igual que el medio ambiente. Así, la gestión de los recursos hídricos debe ser uno de los ejes prioritarios para la adaptación al cambio climático. Una mejora de la prevención, una preparación ante catástrofes, el desarrollo de tecnologías eficientes, una modificación del estilo de vida, hábitos de consumo, entre otros, podrían ser algunas de las vías para la adaptación. Desde PROMEDIO, cómo se ha ido evolucionando en este sentido a lo largo de los años, en cuanto a servicios.

Desde luego que el cambio climático es un hecho a día de hoy indiscutible, que nos obliga a modificar los patrones de gestión sobre los que veníamos trabajando.

El ciclo del agua posiblemente sea el gran afectado por el cambio climático, no solo en lo referente a la disponibilidad de los recursos hídricos, sino también en lo que respecta al aspecto cualitativo. Por este motivo, debemos tener presente que, a medida que cambie el clima, así cambiará nuestra relación con el agua.

La gestión del agua viene siendo uno de los temas principales en las Cumbres Internacionales de Cambio Climático. De hecho, desde que se firmó el Pacto de París sobre Agua y Adaptación al Cambio Climático, se adquirieron compromisos individuales para poner en práctica los planes de adaptación, el fortalecimiento de la vigilancia de agua, la promoción de la sostenibilidad financiera y la nueva inversión en la gestión de los sistemas de agua.

Tanto la planificación hidrológica como la gestión del agua que realizamos, no sólo a nivel nacional sino también mundial, debe ser sustancialmente más ambiciosa, contemplando escenarios antes impensables que, muy a nuestro pesar, son en los que ya nos movemos.

Percibiendo el acceso al agua potable como un derecho de provisión de este servicio, y como administración pública que somos, tenemos la obligación de velar por él y gestionarlo con las máximas exigencias y garantías para nuestros ciudadanos, que es para quienes trabajamos.

En este sentido, realizar una gestión sostenible y eficiente del agua, es uno de los pilares fundamentales sobre los que basamos nuestras estrategias de trabajo en el departamento del Ciclo Integral del Agua. Además de la tarea que venimos desarrollando en los diferentes sistemas de abastecimiento, centrada en el ahorro de agua, el uso eficiente del recurso y la optimización de los sistemas de gestión, también estamos participando en la elaboración de los Planes de Emergencia ante situaciones de Sequía.

3) Los instrumentos que se utilicen para una buena gestión de recursos hídricos deben basarse en la evaluación de la vulnerabilidad y si no se tiene acceso a esa parte, se deben consensuar a través de investigaciones cualitativas y cuantitativas y consideraciones de las diversas disciplinas; no obstante, se sabe que existen multitud de instrumentos a considerar para sector hídrico como:

  • Instrumentos legislativos y normativos: leyes, estatutos, reglamentos, normas, garantías constitucionales y acuerdos basados en tratados internacionales.
  • Instrumentos financieros y de mercado: concesiones, licencias, permisos, impuestos, pagos por servicios, derechos de uso, créditos fiscales para los fondos de inversión, bonos de desempeño, etiquetado, políticas de contratación, certificación de productos y requisitos de divulgación de información.
  • Instrumentos educativos e informativos: información al consumidor/a, campañas de sensibilización pública y desarrollo profesional.
  • Nuevas medidas I + D + i en tecnología y técnicas.
  • Modificación de prácticas de gestión actuales.
  • Desmantelamiento de estructuras que aumenten la vulnerabilidad, sustitución de infraestructuras obsoletas o poco eficientes, etc.

Desde PROMEDIO, ¿qué instrumentos de los mencionados se utilizan, se tienen en cuenta y cuáles consideras que podría ser interesante introducir?

 

De todos los puntos que comentas en el enunciado, venimos trabajando y reforzando diferentes líneas de gestión. Concretamente destacaré alguno de ellos:

Dentro del área de la regulación normativa, en Promedio hemos considerado fundamental disponer de un Reglamento Provincial de Aguas; una figura única en el territorio que nos permite establecer criterios homogéneos de gestión de los Servicios de Agua. Esta herramienta nos ha ayudado a eliminar discrepancias en cuanto a los criterios de gestión, de funcionamiento técnico y de relación con nuestros usuarios.

Si contextualizamos el territorio y hacemos referencias a ámbitos regionales, nacionales, europeos o incluso mundiales, todas las modificaciones legislativas, así como los acuerdos acordados en torno al agua, refuerzan la necesidad de hacer una buena gestión hídrica que sea compatible con la protección del medio hídrico.

Como herramientas financieras o de gestión, creo que es muy destacable el modelo de gestión supramunicipal desarrollado por Promedio. Hemos de considerar que trabajamos en un territorio donde la mayoría de los municipios tienen menos de 5000 habitantes, por lo tanto, muchos de los ayuntamientos no disponen de medios técnicos y económicos para gestionar este servicio. Mediante una tarifa única y prestando un servicio profesionalizado y de calidad, Promedio viene a ser una herramienta muy útil para las poblaciones pacenses, sobre todo para las de menor tamaño.

Como gestores, entiendo crucial que trabajemos reforzando la transparencia, la rendición de cuentas, la planificación en la gestión, el control del régimen económico, la exigencia en la elaboración de pliegos técnicos, y la correcta regulación de todos los elementos que vienen a garantizar la buena gestión de este servicio público que prestamos, que es el del agua.

Otro aspecto que considero básico es la formación y la sensibilización ambiental. En Promedio tenemos un departamento específico de sensibilización y educación ambiental, desde el que trabajamos continuamente en la difusión y la promoción del buen uso del agua, sobre todo con el colectivo escolar de las poblaciones.

Como líneas de innovación y desarrollo de i+D+I, quiero destacar diferentes proyectos marcadamente innovadores que gestionamos desde el Servicio de Planificación y Comunicación. Concretamente haré mención a los proyectos y estudios de reutilización de agua depurada, los sistemas de telecontrol y telelectura de contadores de agua, la implantación de sistemas de energía limpia (fotovoltaica) para suministro eléctrico de EDAR y, dentro de los proyectos de carácter europeo, destacar algunos como el PREDAQUA, destinado a fomentar la innovación para evitar el colapso que generan los vertidos industriales y domésticos en las redes de saneamiento y en las EDAR, el IDIAQUA, que desarrolla estrategias de I+D+i sobre depuración de aguas en pequeñas aglomeraciones urbanas, y el IDERCEXA, donde se fomenta la bioeconomía, la edificación sostenible y movilidad.

  • Dentro de las medidas de prevención a considerar para adaptación en el sector del agua, se podrían incorporar algunas como minimización o prohibición total del desarrollo urbano en zonas expuestas a la inundación o el desarrollo y aplicación de metodologías de aprovechamiento eficiente de los recursos hídricos en sectores dependientes del agua (como agricultura/ganadería) o medidas que mejoren la retención de agua como la restauración, protección de humedales, la repoblación forestal que ayuda a prevenir los corrimientos, etc. Si consideramos el ámbito urbano, ¿desde PROMEDIO se han implementado medidas relacionadas con la prevención?

En cuestiones como la planificación hidrológica y la gestión de cuencas, es necesario hacer una correcta proyección que garantice el buen estado de las aguas y la disponibilidad de las mismas con vistas a la cobertura de la demanda.

Centrándome en mi área profesional, recalco la importancia del control operacional en la gestión del ciclo urbano del agua, ya que es determinante para mejorar la eficiencia y la efectividad.

Dentro de lo que viene a ser la tarea que realizamos en la gestión de los sistemas de abastecimiento, trabajamos de forma especialmente intensiva en la reducción de pérdidas de agua en las redes de distribución, mediante diferentes estrategias de gestión basadas en la sectorización de redes, la gestión de presiones, el automatismo y telecontrol de redes e instalaciones, el control de mínimos nocturnos, la implantación de sistemas de información geográfica y la eficiencia energética. Gracias a la integración de todas estas medidas, conseguimos tener una mejora sustancial del rendimiento hidráulico de nuestros sistemas de abastecimiento.

Una cuestión que quiero destacar es la importancia del buen estado de las redes de distribución. Hemos de ser conscientes que las redes, de forma generalizada, cuentan con una antigüedad superior a treinta años y, por este motivo, presentan un estado de conservación degradado. Los gestores de sistemas de abastecimiento debemos proveernos de herramientas que permitan abordar el problema de la renovación y modernización de las redes de agua.

Conscientes de la importancia que tiene el tema, Promedio cuenta con una línea de trabajo destinada a esta cuestión: La “Partida de Renovación de Infraestructuras Hidráulicas (PRI). Gracias a esta iniciativa, anualmente se dota a todas las poblaciones consorciadas a este servicio de una cuantía, proporcional al número de usuarios al servicio, gracias a la que todos los años se realizan actuaciones de mejora y renovación de las redes de distribución de agua.

Además de las acciones enmarcadas en el abastecimiento y entrando en lo que es la depuración de aguas residuales, aspectos como la reutilización del agua, tanto la depurada como la regenerada, además de la cogeneración para producción de energía para autoconsumo de las EDAR, también deben ser líneas de trabajo en las que avanzar.

4) ¿Cómo crees que podría mejorarse la “resiliencia” de los municipios desde el punto de vista de sus recursos hídricos?

Desde luego que empezando por hacer una buena planificación no sólo de la gestión de los recursos hídricos, sino también en la gestión de la demanda.

Que establezcamos un vínculo entre el escenario actual, diagnosticando correctamente los escenarios con los que trabajamos, y un futuro ordenado y lógico que garantice los ecosistemas fluviales y el aprovechamiento de los recursos hídricos, es la pieza clave en lo que debe ser una estrategia acertada.

La planificación debe conseguir la integración de los recursos hídricos, incrementar la garantía de los abastecimientos poblacionales y mejorar el estado cualitativo de las aguas.

Respecto a la gestión de la demanda, debemos comenzar a considerar dimensiones hasta ahora no contempladas en la planificación que se venía haciendo de la misma, por ejemplo:

  • La eficiencia económica: para equilibrar la política de oferta con la política de ahorro. Para ello es conveniente la introducción de los análisis costes – beneficios para proyectos alternativos, señales de escasez a los consumidores y un acercamiento entre los gestores y los usuarios del recurso para la toma de decisiones.
  • Combinando criterios económicos y criterios ambientales: se debe de llevar a cabo una gestión del recurso que facilite el uso de la menor cantidad posible del agua, obteniendo el mayor rendimiento, fomentando el ahorro y la reutilización.
  • Participando en el debate sobre política hidráulica de todas las partes y actores interesados y afectados.

5) Desde PROMEDIO se ha iniciado una línea de trabajo que tiene que ver con los “Planes de sequía” para municipios. Aunque actualmente parece que la lluvia nos ha dado una tregua, ¿se tiene  pensado continuar en esta línea? En qué consiste un plan de sequía.

Ciertamente estamos teniendo unas precipitaciones más generosas en los últimos meses, pero la cuenca del Guadiana, cuenca desde la cual nos abastecemos principalmente en la Provincia de Badajoz, ha tenido una importante recuperación sobre todo en los embalses más pequeños, pero seguimos lejos de estar en los niveles deseables.

Para que podamos tomar medidas para hacer frente a las necesidades de suministro en el marco de lo que debe ser una adecuada gestión del agua en situaciones de escasez, el Plan Hidrológico Nacional establece en su artículo 27 la obligación de redactar un Plan de Emergencia ante situaciones de sequía por parte de las administraciones responsables de Sistemas de Abastecimiento Urbano que atiendan poblaciones superiores a los 20.000 habitantes.

Desde Promedio gestionamos sistemas de abastecimiento de esta cobertura poblacional, además de realizar asistencias técnicas a mancomunidades que han confiado en nosotros para diseñárselos. Actualmente estamos realizando los Planes de Emergencia al Sistema de Abastecimiento de Canchales (embalse Canchales) y al Sistema de Abastecimiento de Alcarrache (embalse el Aguijón).

Los Planes de Emergencia, siguiendo las directrices de los Planes Especiales de Sequía de la Cuenca, vienen a ser herramientas de planificación para realizar una toma de decisiones acertadas en cuanto a pasos a seguir, en el momento en el que entremos en un escenario de sequía prolongada y/o escasez coyuntural.

Los Planes de Emergencia son un recurso de gestión del agua, en períodos de escasez, que debe existir en todos los sistemas de abastecimiento, ya que hemos entrado en un ciclo donde las sequías serán cada vez mayores y más acentuadas.

6) En relación a eventos que se presentan, existen una serie de medidas de respuesta que incluyen, por ejemplo, la evacuación, el establecimiento de instalaciones seguras de agua potable y saneamiento dentro o fuera de las zonas afectadas durante los fenómenos extremos, el traslado de activos fuera de las zonas de inundación, etc. ¿Ha trabajado PROMEDIO en alguna línea relacionada con esto o bien, tenéis algún tipo de coordinación con otras administraciones o colectivos tipo Cruz Roja o similar?

Ante este tipo de situaciones, las pautas a seguir entiendo que deben ser las marcadas desde los órganos competentes en la materia, en los ámbitos territoriales que correspondan, como no puede ser de otra manera.

Una vez se activa un Estado de Emergencia, tanto en lo referente al abastecimiento de agua potable como al resto de acciones dirigidas a la población desde cualquier otra vertiente, existen protocolos de actuación diseñados, planificados y establecidos para minimizar el impacto de esas catástrofes, desarrollando procedimientos de actuación en esos escenarios tan desfavorables, que garanticen, en la medida de lo posible, la mínima afectación a la población y al medio ambiente.

Es crucial que exista coordinación entre las administraciones y los actores implicados en estos sucesos, para que la gestión se realice con las máximas garantías y minimizando daños.

7) Qué consideraciones, si hablamos del ciclo del agua en el ámbito urbano, se consideran en la actualidad y cuáles deberían integrarse con vistas al cambio climático según su conocimiento/experiencia.

Como vengo comentando, la necesidad de adaptarnos a la escasez y al cambio climático nos han obligado a cambiar los patrones de trabajo.

Dentro de lo que es la gestión del Ciclo Urbano del Agua, tenemos que seguir trabajando para mejorar el manejo del agua dentro de la ciudad.

Además de todas las estrategias y acciones que antes he reseñado dentro de lo que viene a ser la tarea que realizamos en la gestión de los sistemas de abastecimiento, debemos comenzar a trabajar en cuestiones que vayan más allá de los que son los aspectos puramente técnicos, para incorporar una visión multidimensional que entiendo necesaria, y que englobe aspectos urbanísticos, económicos, ambientales, sociales  y éticos, para conseguir un debate más complejo que genere propuestas integrales, coordinadas e innovadoras.

Además, es necesario abordar el reto de incorporar la participación ciudadana en la gestión del agua urbana; Un aspecto fundamental para velar por el interés público, la transparencia, la garantía del derecho humano al agua y la aplicación de criterios sociales y ambientales en la gestión del recurso en la ciudad.

 

Muchas gracias por su tiempo e interés.